Y me siguen preguntando el porqué corro…

Las personas que me conocen me siguen preguntando por las razones que me llevan a correr con regularidad. Enfrentarte a una Maratón es uno de los mejores ejercicios de honestidad personal que he conocido. Es el momento de la verdad donde tienes que sacar de dentro de ti lo mejor que tienes a nivel: físico, psicológico y de valores personales. Necesitas mucho entrenamiento pero también conocerte muy bien. En el momento de la verdad estás solo y desnudo ante tu propia realidad. Solo vale la verdad y todo lo demás se desvanece mientras pasan los kilómetros. El corredor de fondo se fabrica destilando el sacrificio, la constancia y la humildad. Tienes éxitos y a veces clamorosos fracasos. Son estos últimos los que te ayudan a mejorar como persona y como corredor. El corredor de Maratón es un alquimista de la distancia. Es capaz de transformar la química del organismo ( grasas, hidratos,  … ) en energía para consumir durante la carrera. También aprende a consumir energía emocional a la velocidad precisa y en función del punto kilométrico en el que se encuentra. Tus baterías emocionales deben llegar cargadas al km 30 para empezar a gastar tus emociones a toda velocidad. Llorar al cruzar la línea de meta no es raro. Lo atribuyo a ese desequilibrio emocional que producimos en nuestra psicología al realizar ese consumo tan exagerado de emociones en tan poco tiempo. Correr nos socializa y democratiza como ninguna otra actividad en la vida.  Ante el reto todos somos iguales con independencia de la procedencia, estatus económico, social o nivel como atleta. La distancia es implacable con nosotros mismos y mide de una forma precisa nuestra calidad tanto física como humana. Siempre corremos tres: yo, mi consciente y mi subconsciente. Este último es el que nos intenta aguar la fiesta en los últimos kilómetros. Entre los tres establezco durante la carrera un diálogo complejo pero a veces divertido. El resultado de ese polinomio de argumentos y razones es el éxito o el fracaso. Es encontrarte contigo mismo o alejarte de ti.  Correr es una metáfora de la vida. Solo llega a meta aquel que sabe dónde va. Correr es solidario. Cuántas veces compañeros desconocidos me han sacado del muro y cuántas veces he ofrecido geles durante la carrera a otros que estaban pasando un mal momento. Correr me ayuda a pensar en las cosas de la vida. Los entrenamientos son un momento para pensar con tranquilidad y para ir conociéndote a ti mismo. Es un momento para olvidarte de la gente que te defrauda y de los problemas de la vida. Correr hace que nuestro corazón bata cada vez más lento pero con más fuerza.

No corro porque quiera ser famoso o tener éxito. Corro porque quiero llegar a ser yo.

Y me siguen preguntando el porqué corro. Debe ser porque profeso una “religión” de hombres constantes, honestos, humildes y sacrificados.

Anuncios

Maratones 2014. Empieza la temporada.

Aunque ya se han producido algunas maratones importantes como por ejemplo Valencia, podemos decir que estamos en la puerta del “corazón” de la temporada de las maratones. Estamos saliendo de las fiestas de Navidad con un cierto desorden alimenticio e irregularidad en los imagesentrenamientos pero debemos de centrarnos rápido porque estamos ya en pleno lío y los días empiezan a contar. Si estáis inscritos para la Maratón de Sevilla ( 23/02/14 ) estáis ya en el mes de afinamiento para empezar sobre el final de este mes las últimas semanas de enfriamiento antes de la competición. Esta es la primera pero es que ya están ahí también: Zurich Maratón de Barcelona  ( 16/03/14 ) o la dura Maratón de Roma ( 23/03/14 ). Ya en abril están casi todas: Maraton di Milano ( 06/04/14 ), Virgin London Marathon ( 13/04/14 ) y el día 27/04/14 coinciden 3 clásicas: Maratón de Madrid, Maraton de Dusseldorf y la TUI Marathon de Hannover.

Ahora el reto es volver a la rutina alimenticia y de entrenamientos. Para ello os facilito algunos consejos:

1) Trabajar con un calendario de entrenamientos y agendarlo. Es más fácil tener continuidad cuando tienes marcado un ritmo de entrenamientos. Máxime si está preparando una Maratón ya que tendrás que tener un control de los macrociclos de preparación.

2) Compromiso de “no escusas”. Todos los días podemos encontrar razones para no salir a entrenar.

3) Piensa que el running es un deporte de constancia. La Maratón la ganas en los entrenamientos de cada día y no tanto el día de la competición. Quizás en otras pruebas más cortas puedes sublimarte el día de la competición. En la Maratón esto nunca ocurre y la distancia te pone exactamente e inexorablemente en la marca que te mereces en función de tu preparación previa y experiencia en la distancia.

4) Empieza a disfrutar ya de tu próxima maratón. No vivas los entrenamientos como una obligación, sino como parte de poder ser finisher en tu próxima maratón.

5) Corre con la música que más te guste. Te ayudará a crear una mejor experiencia del momento.

6) Mide los resultados de tu entrenamiento para animarte viendo las evoluciones.

7) Cuando estés en las tiradas largas, visualiza los últimos 10K de la maratón con esas sensaciones.

8) Si puedes corre en compañía. Se te hará mucho más ameno.

9) Cambia el circuito habitual para romper la rutina.

10) Combina deportes. El entrenamiento cruzado es siempre una buena opción.

11) Los primeros días corre por sensaciones y no te obsesiones con el pace.

Mucho ánimo y vuelta a la carga ! Podéis dejar vuestros comentarios para compartir con todos si tenéis algún truco que nos pueda servir al resto a seguir motivados para entrenar en esos días que no te apetecen especialmente. Para abrir boca os dejo este video oficial de la Zurich Marató de Barcelona del año pasado